El largo camino recorrido por Pablo Lolet Ponce para llegar a ser ‘Core’

 

Reginaldo Saavedra Fernández

Periodista

  • Entrevista al candidato ‘inspector’, que trabajó con Daniel Menco, nieto de pampinos y de padres tremendamente involucrados en el devenir social de Chile. “Soy candidato por que los trabajadores no estamos representados en ninguna parte”.

Pablo ahora está relajado. Se le ve satisfecho, después de casi dos meses de campaña para llegar a ser Consejero Regional y de haber dejado los pies en la calle, en ‘puerta a puertas’, en tecitos con los vecinos de tantos barrios, en pleno ‘21’ repartiendo su mensaje, en todas las tribunas que ha logrado ocupar.

Pablo tiene una hiperactividad natural. Es elocuente, sincero, alegre, conversador nato. Y ya acusa el cansancio natural de este tipo de eventos sociales, comprometidos y desgastadores… Pero nunca pierde la sonrisa.

“Este domingo 19 de noviembre tenemos la oportunidad de triunfar y de ganar los más sencillos, porque eso somos. Sencillos. Y ganaremos”, afirma sonriente.

Han sido semanas duras. Para todos. Y ya no queda nada.

Pero Pablo ha logrado posicionarse como una carta reconocida y de peso para su partido, el Partido Comunista.  Nos sentamos a conversar. Y esto fue lo que salió.

¿Pero quién eres, Pablo?

El candidato Pablo Lolet Ponce Ponce (42 años), sabe de luchas sociales. Lo lleva en los genes.

Sus abuelos pampinos, Luis y Brunilda, le enseñaron la importancia de proteger siempre al más débil y de buscar la unidad social. Ante todo, mientras luchaban contra las injusticias de las empresas salitreras.

Su madre Fermina, nutricionista egresada de la Universidad de Chile, dio una dura pelea a la injusticia social, en los años más duros de la dictadura tanto en Iquique, en Antofagasta como en Arica.

“Ella era dirigente sindical en los peores años que ha vivido este país con Pinochet y para una mujer eso era especialmente peligroso. De ella aprendí que siempre se tiene que proteger al más débil. No podemos caer ante los poderosos y los trabajadores tenemos la voz más débil, eso es lo que tenemos que cambiar de este sistema”.

De tal palo, Talcahuano

Su padre, un antiguo militante comunista, fue su principal fuente de información sobre los procesos sociales en Chile y el mundo contemporáneo.

“Los trabajadores tenemos que estar presentes en todos los procesos políticos que impliquen toma de decisiones. Es hora retomar la política en nuestras manos, son muchos años ya en que Chile no está en manos de la gente, del pueblo, de los que generamos la riqueza en este país”, subraya enérgico.

Tras las huellas de Daniel Menco

Pablo hoy es inspector en el Liceo Politécnico. Ahí se hace respetar entre sus pares de ese emblemático centro estudiantil. Ha sido dirigente de los Asistentes de la Educación Municipal y desde el año 2010 ha ocupado diversos cargos.

Pero también le tocó estudiar Contador Auditor en la Universidad de Tarapacá y compartió cursos con Daniel Menco, el estudiante asesinado en Arica por un carabinero, en una protesta el año 1999.

“Compartíamos cursos y también trabajábamos los dos vendiendo gas. Era muy alegre, su trato era con todos y fue muy fuerte para todos verlo caer, verlo morir como murió. Es un ejemplo que no debe olvidarse”.

¿Pero en lo concreto, porqué eres candidato, Pablo?

“¿Qué Porqué  soy candidato? Pues simple, porqué los trabajadores, así, en general, no estamos representados en ninguna parte, ni estamos en el parlamento, ni en las municipalidades, y tampoco en el Consejo Regional, aparte por supuesto del compañero Gary Tapia.”

“Es importante que un trabajador esté en el Core, para llevar los temas realmente representativos, las necesidades propias y las de sus familias, porque ellos sean la razón de ser de las decisiones que se tomen allí, para toda la región”.

Pablo insiste en que es importante escuchar a todos, sobre una mejora sustancial en nuestra salud pública y por supuesto, en la Educación de todos.

“Por  ejemplo, cuando se construyó el Liceo Artístico, no le preguntaron a ningún profesor, a ningún asistente de la educación, como querían su liceo, se instaló no más el proyecto. Y lo que subrayo aquí es que había con consensuarlo con todos”.

Chilenos que viven a ciegas

Pablo Ponce subraya que vivimos en una sociedad en que mientras menos derechos tengan los ciudadanos y las ciudadanas, es mejor.

“Y esos derechos el empresariado los coarta. Les gusta tenernos viviendo a ciegas, sin que nos mezclemos en los temas realmente gravitantes”.

Otra carta de Pablo Ponce, es apoyar a las comunidades, a las juntas de vecinos, a todos, para fortalecer las iniciativas que mejoren nuestras vidas, el deporte, la cultura, la recreación.

“Porque cuando terminamos de realizar nuestro trabajo, tenemos el derecho a recrearnos, el derecho al ocio. Es por eso que tenemos que apoyar todo tipo de iniciativas culturales, al aire libre, porque vivir en un barrio sano, con la infraestructura adecuada, con el clima que tenemos nosotros en Arica, con la sombra necesaria, para que las familias salgan a pasear con sus hijos y con sus nietos, eso es vida buena.”

Te veo motivado, Pablo…

Si. Lo estoy. Con pura motivación es como tenemos que afianzar un proceso de cambios para todos y para todas, porque nosotros necesitamos vivir en una ciudad más amigable y más justa, y también en una región más amigable, en un país más solidario. Porque vamos todos y todas a votar F-149. Y porque vamos a ganar. ¡Por eso estoy motivado!”