prensa 02/07/2020

Diego Rivera López, cotizante de AFP, Miércoles 1º de julio, 2020

Desde que comenzó la crisis del COVID 19, por abril pasado, no he parado de sorprenderme por la pasión con que muchos políticos, “especialistas” y “no especialistas” sobre la materia, opinan ampliamente sobre lo sagrado e inviolables que son nuestros fondos de pensiones, administrados por las AFP. Obviamente esto sólo busca justificar el que no podamos sacar un porcentaje de nuestro dinero ahora mismo, en tiempos de crisis, y que por el contrario lo podamos hacer en años más, en miserables cuotas mensuales, cuando quizá ya ni estemos en este mundo.

Obviamente, el argumento más facilista que utilizan quienes defienden la inviolabilidad de nuestros fondos, es su “supuesta” preocupación por las bajas que se producirían en las futuras pensiones de nosotros los afiliados al sistema.

Entonces es que me asaltan la siguientes dudas: ¿por qué la casta político- económica de Chile, se viene a preocupar ahora de las pensiones de los trabajadores, sí desde 1810 nunca lo había hecho antes? ¿de dónde y por qué nace esta repentina preocupación de la casta político- económica de Chile por nosotros los trabajadores y futuros pensionados de AFP, si desde siempre no han sido más que simples especuladores y mercaderes, y nunca han socializado sus ganancias?  

En busca de respuestas revisé varias notas de prensa y fuentes confiables, y llegué a las siguientes conclusiones:

  • La casta político- económica de Chile está aterrada porque ve cómo el sistema de las AFP – que es su fuente de dinero fácil y gratis- puede terminar siendo desmantelado en un futuro muy cercano.
  • La casta no quiere que los ciudadanos nos demos cuenta que nuestra plata es usada descaradamente para que ellos (la casta político- económica), se hagan más ricos aún especulando con nuestro dinero y cobrandonos comisiones por ello.
  • No desean reconocer que nuestros fondos de pensiones han sido gaseados en miles de fondos de inversión y empresas en paraísos fiscales, sin la mayor protección ni respaldo.
  • No desean que nos demos cuenta que nuestro dinero no existe, porque está invertido en los principales grupos económicos del país. Esos mismos grupos que luego nos prestan nuestros dinero en préstamos y tarjetas con intereses usureros, y que luego nos embargan y humillan con el Dicom.
  • La casta no quiere que su farsa sea desenmascarada, no quiere dejar de aprovecharse de nuestros fondos de pensiones, porque es mucho dinero el que reciben a cambio de nada, porque ni siquiera cubren las pérdidas que provocan por sus apuestas especuladoras, porque las pagamos los afiliados gracias a Ricardo Lagos.   

Es así como, no queda duda que la entrega del 10% de nuestros fondos de las AFP es realmente un derecho, no es un favor, ni muchos menos un regalo. Y le pido a los defensores de las AFP que no se preocupen tanto por nosotros los futuros pensionados, sino que es mejor que se enfoquen en ser coherentes y consecuentes con el libre mercado y los fondos de pensiones individuales, y nos dejen tranquilos para poder elegir nuestros destinos y el de nuestros bienes, porque no está demás recordarles que el dinero con el cual ustedes especulan y profitan gratuitamente, no es de ustedes, sino que de todos los cotizantes.

Total Page Visits: 49 - Today Page Visits: 2