prensa 24/07/2020

Por Diego Rivera L., Santiago, 23 de julio de 2020

Este jueves 23 de julio del año 2020, cerca de las 14:00, a pesar de la tenaz oposición del gobierno del Presidente Sebastián Piñera, el Senado aprobó por inmensa mayoría la reforma constitucional temporal que permite el retiro en efectivo del 10% de nuestros ahorros desde las AFP.

Felizmente, tanto la Cámara Alta, como la Cámara Baja de nuestro Congreso, escucharon al 90% de los chilenos que solicitamos que esos dineros ahorrados a la fuerza en las AFP, sirvieran para algo en estos tiempos de pandemia por el COVID19, y de crisis económica global.

El clamor popular por el retiro del 10% fue tan masivo y las demandas por recursos para paliar la crisis, tan urgentes, que, incluso hasta los más acérrimos defensores del modelo pinochetista de la mal llamada economía social de mercado, se alinearon con la gente, y terminaron apoyando la bandera del 10%.

El golpe de efecto de las votaciones logradas en el Congreso, en apoyo del 10%, fue tan grande e incuestionable, que incluso el propio Presidente Piñera – ante el llamado público de muchos de sus cercanos- tuvo que salir a aclarar, a través de un comunicado de prensa muy preciso y conciso, que promulgaría la ley en las próximas horas, con el objeto que los chilenos pudiésemos disponer de esos dineros a la brevedad, sin dilaciones ni vetos.

Yo no sé qué le habrá pasado al Presidente, porque la disposición demostrada luego de las votaciones de hoy en el Senado, es todo lo contrario a las rabietas y prepotentadas de días anteriores, tanto de él mismo, como de sus ministros y demás integrantes del gobierno.

Asimismo, me gustaría mucho saber que es lo que las AFP les sabrán o con que amenazarán las AFP al Presidente y a muchos políticos que defienden en forma violenta y rabiosa el sistema mercantil y especulador de ahorro para la vejez que tenemos en Chile (es decir el sistema de AFP), porque no me explico que es lo que puede motivar a que una persona llegue a auto ridiculizarse y a auto inmolarse públicamente defendiendo lo indefendible, y justificando en TV el robo que mes a mes nos hacen las AFP, y de como los dueños de las AFP se enriquecen a vista a paciencia de todos, cobrando comisiones usureras y apostando nuestro dinero sin control ni consecuencias, mientras las jubilaciones en promedio, no llegan ni a medio sueldo mínimo.         

Obviamente, esta reacción del Presidente (esta vuelta de chaqueta, como se diría en buen chileno) podría ser vista como una acción oportunista, ante una iniciativa que cuenta con el respaldo de – al menos- el 90% de la población del país, pero, en esta ocasión, yo me permitiré otorgarle el beneficio de la duda a Su Excelencia, e imaginar que se dio cuenta de su error y que, por fin, se puso del lado del Chile que sufre y no del Chile usurero y codicioso. Es decir, quiero creer que fue capaz de mutar y convertirse en buena persona.      

Total Page Visits: 340 - Today Page Visits: 1