Arica Nacional Opinion Sociedad Tendencias

Mr. Robot: Sólo la verdad nos hará libres

Por: Diego Rivera López, Licenciado en Geografía UC, PhD en Gestión de Proyectos

4 de agosto de 2019

Desde hace un par de días atrás, he estado viendo – disfrutando y analizando- la serie Mr. Robot, que se encuentra en la plataforma de streaming de www.amazon.com

La serie puede ser descrita como una saga de televisión de suspenso y un tecnodrama estadounidense, creada por Sam Esmail. Protagonizada por Rami Malek (Ganador del Oscar por su interpretación de Freddy Mercury en Rapsodia Bohemia) como Elliot Alderson, un ingeniero de ciber seguridad y hacker que tiene trastornos de ansiedad social, depresión clínica, esquizofrenia y trastornos de personalidad múltiple.

Elliot es reclutado por un anarquista insurreccional conocido como “Mr. Robot”- interpretado por el famoso actor de los 80’ y 90’ Christian Slater- para unirse a un grupo de “hacktivistas” llamado “fsociedad”.

El grupo tiene como objetivo destruir todos los registros de deuda que se encuentran encriptados en las instalaciones de un mega conglomerado, tanto en Estados Unidos como en la República Popular China. Esta mega empresa es la más grande del mundo, cuyo nombre es “E-Corp”, o “Evil Corp” (Corporación del Demonio o Corporación demonio), como lo llamaban sus detractores.

Además de estar muy bien hecha, con actuaciones sobresalientes como las de Malek o Slater y guiones muy estructurados e imágenes retrofuristas muy convincentes, la serie entrega un mensaje de esperanza y desesperanza para la sociedad en general.

Por ello, las ideas esperanzadoras de un mejor mundo para todos, en especial para los olvidados de siempre, están muy presentes en todo el serial. En el sentido de demostrar que el poder, el gran poder que nos domina financiera y políticamente, no es tan invencible como nos hacen creer, sino que tiene pies de barro y “puerta trasera” (o en inglés backdoor), como se habla en jerga informático- computacional, para referirse es una secuencia especial dentro del código de programación, mediante la cual se pueden evitar los sistemas de seguridad de los algoritmos de autenticación, para acceder al sistema y hackearlo, corromperlo, modificarlo o destruirlo.

Todo el mundo tiene sus debilidades y basta con tener un poco de paciencia para detectarlas. Por ello, además de ser paciente en la búsqueda, se requiere de estudio, sentido común, planificación minuciosa, valentía, respeto al prójimo y fe en uno mismo y en el futuro que nos vamos autoconstruyendo, como personas y como parte de la sociedad. Porque no hay que olvidar que somo parte de un sistema interconectado, llamado sociedad. Cosa que los poderosos de siempre no conocen o simplemente, ignoran. Sin olvidar, como parte importante, la retroalimentación para detectar y evitar eventuales errores que hagan fracasar la iniciativa.

Mr. Robot pone muchos temas sobre la mesa, temas de hoy, como la explotación y subyugación del hombre por el hombre. Como la ley del gallinero, donde el de más arriba defeca sobre el de abajo y así sucesivamente, hasta llegar al suelo del corral.

También nos recuerda que, computadores más o computadores menos, la majamama dendrítica de la que formamos parte, como sociedad, siempre volverá a sus orígenes. Es decir, a las mujeres y hombres que hemos creado el mundo, pero que también, hemos permitido que nos abusen, se rían de nosotros y nos crean estúpidos.

Es así como, una producción del estilo de Mr. Robot se ríe de esos poderosos, los desenmascara y nos hace un llamado para erguir la cabeza en contra de las injusticias.

El público ha visto en Mr. Robot una verdadera sistematización y argumentos, para decir basta a los abusos y la ha aclamado y premiado con el Globo de Oro a la mejor serie dramática de televisión; diversas nominaciones y premios de la crítica especializada, como los premios Peabody, así como ser incluida en la exclusiva lista de “Series de Dramas Sobresalientes” de los Emmy. Lo que demuestra que su mensaje ha calado hondo, aún en una sociedad tan conservadora y resignada a la influencia del establishment, la aristocracia política” o “el partido del orden” como lo llaman en Chile, que son expertos en ocultan los abusos como justificación de la mantención de la mal llamada “estabilidad”. Características que son perfectamente asimilables también a Chile.

La verdad es la verdad siempre y, es hora de exigirla a todo nivel y también es tiempo de desenmascarar a aquellos que mienten y esconden la verdad, bajo discursos lateros e indescifrables, que sólo buscan mantenernos como mansos corderos, para ellos seguir con su lucrativo negocio, por los siglos de los siglos.

Vea, disfrute y analice Mr. Robot en www.amazon.com