prensa 14/09/2020

La directora subrogante del Servicio de Salud Arica (SSA), Patricia Sanhueza, manifestó su satisfacción por el trabajo realizado, durante la pandemia de covid-19, por el equipo de la unidad de pacientes críticos (UPC) del Hospital Regional Dr. Juan Noé liderado por la médico internista Kenia Orellana que, en estos seis meses, ha atendido a más de 150 personas con neumonías graves causadas por este virus.

Desde la UPC del establecimiento, destacaron el caso de Rodrigo Medina González de 52 años, chofer de colectivo, que, luego de estar 39 días internado en la UPC, 25 de ellos en ventilación mecánica, con varios ciclos de decúbito prono, fue dado de alta, el 10 de septiembre, para continuar con su rehabilitación en forma ambulatoria.

Su esposa, Milena Briones, manifestó su agradecimiento por el trabajo realizado por los funcionarios de la unidad. “Se pasaron. Súper completo. Estamos muy agradecidos. La doctora un siete, me llamaba todos los días. Nos informaba cuando eran días buenos o días malos”, dijo. Agregó emocionada que su familiar “trataba de poner de su parte, por eso él ayudó harto y le tomaron mucho cariño las niñas, así que mi gordito después era regalón”.

El caso de Rodrigo Medina, acotó el equipo de la UPC, demostró el impacto del equipo multidisciplinario en el tratamiento de las personas con covid-19 que incluye médicos, enfermeras, técnicos en enfermería, kinesiólogos, terapeuta ocupacional, fonoaudiólogo y nutricionista, no solo para superarse de la neumonía sino también otras secuelas, por ejemplo, la debilidad adquirida en UCI, alteraciones en la deglución y en el habla.

En lo que respecta a los médicos, se reconoció el apoyo de los anestesiólogos y la llegada de médicos especialistas en formación, gracias a la gestión del SSA, para cubrir turnos; además del aporte de sumar terapeutas ocupacionales y fonoaudiólogos gracias a los recursos extraordinarios del plan de acción por covid-19 del Ministerio de Salud. Así la UPC pudo cuadruplicar su número de camas intensivas y con ellas aumentar proporcionalmente el número de funcionarios que trabajan en las unidades covid-19.

La doctora Orellana explicó que cerca de un “90 por ciento de los pacientes que requieren ventilaciones mecánicas prolongadas quedan con síndrome post UCI y de estos un quince por ciento requieren de traqueostomía para salir de la ventilación”, lo que implica un proceso de rehabilitación multidisciplinario prolongado que puede durar entre 3 meses hasta 5 años.

Esto último, el Hospital de Arica lo está realizando con controles en los ámbitos de la medicina broncopulmonar, medicina física y rehabilitación, salud mental y nutrición, los cuales se realizan en la modalidad de atención presencial, domiciliaria o de telemedicina.

En la UPC valoraron el tremendo sacrificio realizado por los funcionarios en este tiempo de pandemia para sacar adelante a los pacientes con Covid-19, que tienen una estadía promedio de 14 días, y en casos extremos de hasta 60. Lo anterior, enfatizaron, hace que el personal luego de 6 meses de pandemia se sienta agotado, pero a pesar de esto, sigue esforzándose y trabaja en largas y complejas jornadas porque tienen la confianza y la fe en el impacto positivo de sus labores.

Por lo mismo, la doctora Orellana destacó que es un aliciente para el equipo ver casos como el de Rodrigo Medina, que es “una persona súper alegre y siempre con el ánimo de salir adelante y mejorarse para estar con su familia. Creo que el apoyo de su familia y las ganas de volver a verla y estar en su casa, fue lo que lo motivó a una recuperación rápida en las últimas dos semanas previas al alta”.

Total Page Visits: 64 - Today Page Visits: 1