Venezuela: la fiesta del Chavismo IV

Diego Rivera López

Ex diplomático y ex Cónsul general de Chile en Caracas, Venezuela

Los récords de Maduro

Tal y cual como lo ha hecho durante todo su régimen, día a día, Nicolás Maduro sigue batiendo récords. Esta vez, se trata de la inflación y de la reducción histórica en la producción de petróleo. En efecto, durante el presente mes de julio, la inflación anual acumulada en Venezuela alcanzó un nuevo máximo mundial, llegando al 42.000 % de acuerdo a un cálculo hecho por investigadores de la prestigiosa universidad estadounidense de “Johns Hopkins”.   

El otro récord batido, ha sido que se ha llegado al punto más bajo de producción de petróleo de los últimos 50 años. Según datos de mayo y junio 2018 de la Organización de Productores de Petróleo (OPEP), la producción venezolana alcanzó a 1,39 millones de barriles de crudo al día en junio pasado, frente a los 1,41 millones de barriles de crudo diario del mes de mayo.

Asimismo y como ya los citamos en nuestras entregas anteriores, en cuanto a la Salud, Maduro superó el registro de 1960, cuando se declaró “libre de malaria” al territorio venezolano. Porque su procastinación, abulia e inacción gubernamental ha logrado que vuelva no sólo la malaria, sino que también el sarampión y la difteria. En cuanto al sarampión, el tema ya no se circunscribe sólo a Venezuela, sino que al continente americano, porque en 2016 la Organización Panamericana de la Salud (OPS), ya había declarado a las américas como zona libre de la enfermedad. Es decir, Maduro está yendo mucho más allá de las fronteras de su régimen, impactando a todo el hemisferio, destruir el esfuerzo de los gobiernos de la región y de la OPS durante varias décadas.

De acuerdo a diversos organismo internacionales, existe pobreza en un país cuando el sueldo de una persona es de al menos 2 dólares diarios, pero Venezuela ha quedado fuera de todo rango, porque el sueldo mínimo es de menos de 2 dólares al mes, es decir hablamos de aproximadamente 0,06 centavos de dólar por día.

Debido a la falta de dinero efectivo, el gobierno de Maduro ordenó a la banca pagar sólo ¼ del monto de las pensiones, porque no hay billetes para cancelar a todos los pensionados en efectivo de una sóla vez, y quieren garantizar el pago a una mayor cantidad de personas, debido a que el Banco Central de Venezuela, actualmente, sólo tiene el 30 % del papel moneda necesario para responder a sus obligaciones.

Frases para el bronce

Adán Chávez, ha acusado reiteradamente al “imperio” de haber matado a su hermano Hugo, olvidando mencionar que el ex presidente venezolano murió en Cuba, en un hospital cubano, tratado por médicos cubanos, rodeado de enfermeras cubanas, custodiado por agentes cubanos, siendo todas personas de extrema confianza de Fidel Castro…lo que nos lleva a preguntarnos: ¿quién es el imperio? ¿La Habana ó Washington?

Sobre lo mismo, el mismo día en que Hugo Chávez murió, Nicolás Maduro esbozó la teoría que “fuerzas oscuras” le habían “inoculado” el cáncer al líder bolivariano. Pese al escepticismo general que despertó esta hipótesis, el Presidente Maduro ha seguido insistiendo en ella, advirtiendo en varias ocasiones que había tenido conocimiento que “…un grupo de asesinos ha llegado a Venezuela con un veneno y están preparados para inoculármelo”.

Iris Varela, Ministra de Asuntos Penitenciarios de régimen, ha culpado en varias ocasiones al “capitalismo” de la inseguridad reinante en Venezuela, porque éste propugna el “consumismo”, que sería el origen de la envidia que lleva a desear cosas innecesarias para la vida.

La misma Iris Varela, ha asegurado también que Nicolás Maduro es quien más sufre por la situación económica de Venezuela, diciendo: “A raíz de la situación económica por el bloqueo, porque todo lo que nos pasa nos impacta a todos, ¿quién no sufre con la situación que tiene el país? Y el primero que está sufriendo es el presidente de la República, porque es quien tiene la gran responsabilidad” (sic). Asegurando que Maduro es sensible ante las necesidades de la población venezolana. “¿Qué más no quisiera el presidente Nicolás Maduro que forjarse y concretar la felicidad de nuestro pueblo?”.

Los dirigentes del chavismo – incluyendo Nicolás Maduro e incluso Hugo Chávez- siempre atribuyen lo fallida de su administración y la miseria reinante a la “Guerra Económica”, olvidando que se trata de una “autoguerra”, porque no se pueden dar ese tipo de excusas cuando el chavismo controla 21 de las 24 gobernaciones (23 estados más el Distrito Federal de Caracas); sus militantes dirigen 300 de las 335 alcaldías del país; dominan más de 500 grandes empresas que fueron expropiadas y nunca pagadas, que representan el 95% de la capacidad productiva del país; y mandan en el poder ejecutivo, el judicial, el electoral y, a través de la asamblea constituyente (a la cubana), han usurpado el poder legislativo de la Asamblea Nacional, democráticamente electa el 6 de diciembre de 2015.  

Para Nicolás Maduro “No hay escasez de alimentos, lo que hay es desabastecimiento” (sic). Asimismo, Maduro justifica la gran cantidad de venezolanos que buscan su comida en la basura, diciendo que son “recicladores espontáneos”, incluso ha llegado a agradecerles por su “importante” labor en pos de una “Venezuela ecológica”.

Por su parte, el ex Ministro de Alimentación Carlos Osorio decía en 2015 que “En el gobierno del Presidente Maduro, no tenemos una crisis de desabastecimiento, aquí lo que hay es una crisis de manipulación de los productos”.

Para la Ministra de Agricultura Urbana, Lorena Freitez, la situación de escasez se debe a las “esplendorosas” condiciones económicas del país, porque no hay productos en los supermercados porque la gente ahora compro todo, muy rápidamente. “Antes teníamos supermercados llenos y neveras vacías, hoy gracias al Comandante Chávez y al Presidente Maduro, tenemos supermercados que se desabastecen rápidamente porque las neveras y despensas de la ciudadanía están llenos de comida”.

Para finalizar, no podemos dejar de mencionar una serie de “frases para el bronce” de Nicolás Maduro, tales como el hecho de tratar de usar lenguaje inclusivo, diciendo “libros y libras” o “millones y millonas”. O “reinterpretar” las escrituras al hablar de “la multiplicación de los penes” u otorgar capacidades divinas a Hugo Chávez, cuando dijo que el ex presidente ya fallecido, había intercedido ante Dios, para que el Papa Francisco fuera electo en marzo de 2013.