prensa 01/10/2019

Juan Carlos Hernández
Asesor – Consultor
@JuanCHernandezC

Desde ayer el Perú inicio un proceso de cambios con la crisis política que en estos momentos no es ajena a los ojos del mundo, y de quienes pudimos apreciar los incidentes ciudadanos ocasionados por la disolución del Congreso realizada por el presidente Martin Vizcarra, hasta la suspensión del mandatario por parte de un grupo de congresistas quienes designaron como presidente encargada a la Vicepresidenta Mercedes Aráoz.

Los peruanos despertaran con dos gobernantes elegidos democráticamente por la ciudadanía en su momento, pero que ahora están enfrentados por los dos más importantes poderes del Estado.

La decisión de disolver el Congreso, tiene en estos momentos divididos a los peruanos que se encontraban hastiados por la corrupción que se había apoderado del poder legistativo en estos últimos años, reclamando a viva voz que este fuera cerrado ¡Ya!.

Es sustancial entender que la batalla entre el poder Ejecutivo y Legislativo tuvo su origen desde el pasado viernes mediante su Premier quien solicito una “cuestión de confianza” al Congreso que posteriormente el día domingo reforzó el presidente en un mensaje a la Nación. Lo que ocasiono incidentes algo confusos el día lunes en los pasos perdidos del Congreso peruano, que en cierta manera considero que fue una estrategia muy sutil de parte del Ejecutivo que ocasiono un altercado con el Legislativo, que finalmente sin vergüenza actuaron cada cual asumiendo sus propios intereses.

Solo basta estar atentos a los sucesos que partieron al promediar las 11:00 horas con detalles que esperemos sean parte de la historia y de hechos que finalmente lleven al país de los Incas a encontrar su verdadero sendero de democracia, sin llegar a repetirse lo que se vivió por los años 90 bajo la administración del ex presidente Alberto Fujimori.

Ahora lo más complejo en todo este trance de ferocidad política, es que se hizo un llamado a los organismo internacionales buscando una solución, pero la Organización de los Estados Americanos (OEA) se pronunció indicando que compete al Tribunal Constitucional (TC) pronunciarse “respecto a la legalidad y legitimidad» de las decisiones adoptadas. Agregando que el TC debe resolver las diferencias que pudieran existir en la interpretación de la Constitución, y finalmente destacaron que el Poder Ejecutivo se comprometió a convocar a elecciones congresales para el 26 de enero del 2020, lo que en resumen deja a los políticos resolver sus problemas primero en casa.

Ahora ante tantas diferencias de opiniones, de analistas nacionales como extranjeros, la mejor solución es avanzar hacia un proceso de elecciones donde la decisión definitiva estará en manos del pueblo peruano, que en todo momento ha exigido su soberanía y derecho a eliminar a aquellos políticos que traicionaron su confianza.

Y no podemos olvidarnos que no todo es responsabilidad de Martin Vizcarra, también las decisiones que asuma en este caso la presidenta encargada Mercedes Araoz deberán ser las más sólidas y adecuadas entendiendo que en ella existe un sentido de razón política que reconoce el descontento de todos los peruanos, y no debe abandonar su buen juicio.

La decisión fue tomada y el Congreso está disuelto. Los errores en el proceso que se dieron entre ambos poderes están claros para quienes analizamos cada detalle, aunque ninguno de los dos poderes quiera reconocerlos, pero será la historia y la justicia quienes nos aclararan si fueron buenas o malas decisiones las asumidas.

Cada escenario ya ha sido informado por los medios de comunicación, pero lo más significativo es mantener la calma y no exponer a la ciudadanía a hechos de violencia en un proceso de conflictos centrados y frágiles visibles.

Actualmente se está cumpliendo de acuerdo con la Constitución, instalar la Comisión Permanente del Congreso para ejercer las funciones del Poder Legislativo y avanzar hacia un proceso eleccionario.

Recuerden que el Perú es mucho más grande que sus problemas.

 

Total Page Visits: 130 - Today Page Visits: 1