Aplicando hasta tres veces más producto del habitual, INIA hace frente a explosivo aumento de jerjeles en Lluta

Son varios los motivos por los cuales se incrementó la población de jerjeles durante la época estival, el calor, la disminución de la potencia de las bajadas de río debido al embalse Chironta y la falta de limpieza de las bocatomas de los canales son algunos de ellos.

Hasta tres veces más producto del habitual aplicaron durante enero los profesionales y técnicos que apoyan el programa de “Control de simúlidos hematófagos en la provincia de Arica”, ejecutado por el Instituto de Investigaciones Agropecuarias INIA Ururi y financiado por el Gobierno Regional de Arica y Parinacota, tras el aumento de la población de jerjeles en el valle de Lluta.

Y es que, debido a varios factores, entre ellos el aumento de la temperatura y la falta de limpieza de las bocatomas de los canales, la población de este insecto “chupasangre” aumentó considerablemente, generando molestia entre los habitantes y trabajadores agrícolas del territorio.

“En verano, lo natural es que se incremente la población de los jerjeles ya que con el aumento de la temperatura el ciclo del jerjel, desde que es huevo hasta que es adulto, es más corto, entonces proliferan más. Sin embargo, hay otro factor que influyó en el aumento de los insectos”, sostuvo Franz Kesler, técnico de apoyo del programa de INIA, quien explicó que desde la implementación del embalse Chironta se producen dos efectos en el río que disminuyeron el control natural de los jerjeles.

“Ahora existe un flujo contante de agua en el río, lo que antes no ocurría porque se regaba por turnos y se secaban algunas partes contribuyendo al control por la disminución de la vegetación en la ribera. También, con el embalse disminuyó la fuerza de la bajada del río producto de las lluvias estivales, que propiciaba un control natural de las larvas”, explicó Kesler, sosteniendo que debido a lo anterior se solicitó a regantes que colaboraran con la limpieza de canales y bocatomas, ya que es en la vegetación de estos sectores un foco importante de crianza de larvas.

Más puntos de aplicación y más frecuencia

Considerando el aumento de la población de jerjeles, que se vivenció desde diciembre, es que INIA aumentó tantos los puntos de aplicación como la frecuencia de esta, llegando a triplicar, durante enero, la cantidad del larvicida utilizado en el programa (VECTOBAC, ingrediente activo Bacillus thuringiensis). “A partir de la última semana de diciembre el equipo INIA comenzó a hacer más aplicaciones, la misma dosis, pero en más puntos, por ejemplo, en noviembre hicimos un poco menos de 100 aplicaciones, en diciembre 130 y en enero 180 aproximadamente”, expresó Kesler, asegurando que con el despliegue se ha logrado controlar el aumento.

Claudio Salas, responsable técnico del programa sostuvo que, “el manejo de los jerjeles es complejo bajo las condiciones actuales en las cuales prevalecen gran cantidad de obstáculos en los cursos de agua que dificultan las aplicaciones de Vectobac y reducen su eficacia de control. La vegetación de ribera que entre en contacto con el agua en canales de regadío y bocatomas sirve como sustrato para las larvas de jerjeles, por eso el llamado a la comunidad para que limpie estos cursos de agua para que el producto aplicado por INIA logre su objetivo que es mitigar las poblaciones de jerjeles”.

Por su parte el gobernador regional de Arica y Parinacota, Jorge Díaz Ibarra, explicó que “el verano siempre implica un mayor desafío en el control de los jerjeles en el Valle de Lluta y sabemos que esto es importantísimo para la tranquilidad y calidad de vida de los vecinos del sector. Felicito a INIA por aumentar los esfuerzos en el control de jerjeles. Es fundamental disminuir esta plaga para que los agricultores puedan desarrollar su trabajo porque sabemos que esta situación los incomodaba muchísimo. Es muy importante que gracias a los recursos regionales podamos generar las condiciones para que exista una agricultura de calidad en nuestra región y un bienestar en las comunidades rurales, es por eso que junto al Consejo Regional apoyamos esta iniciativa”.

Álvaro Alegría, seremi (s) de agricultura destacó el despliegue de INIA Ururi, “INIA ha estado trabajando en terreno, no solamente aplicando producto para mitigar las poblaciones de jerjeles, sino que también reuniéndose con la comunidad y explicándoles la importancia de mantener los cursos de agua despejados para aumentar la eficacia del producto aplicado, con campañas educativas integradas por toda la comunidad del valle de Lluta. Como Ministerio de Agricultura estamos comprometidos con mejorar la calidad de vida de las y los agricultores de la región y entendemos la importancia de este programa para quienes realizan actividades al aire libre en el valle de Lluta”.

Acerca de INIA

El Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) es la principal institución de investigación, desarrollo e innovación agroalimentaria de Chile. Vinculada al Ministerio de Agricultura, cuenta con presencia nacional y un equipo de trabajo de más de 1.000 personas altamente calificadas.

Ejecuta al año un promedio de 400 proyectos en torno a 5 áreas estratégicas: Cambio Climático, Sustentabilidad, Alimentos del Futuro, Tecnologías Emergentes, y Extensión y Formación de Capacidades.

Estas iniciativas contribuyen al desarrollo agroalimentario sostenible del país, creando valor y proponiendo soluciones innovadoras a los agricultores, socios estratégicos y la sociedad, generando una rentabilidad social que varía entre 15% y 25%, por cada peso invertido en cada uno de sus proyectos.

INIA, 60 años liderando el desarrollo agroalimentario sostenible de Chile.

www.inia.cl – Facebook: /INIAChile – Instagram: @iniachile – Twitter: @iniachile – YouTube: INIA – LinkedIn: /inia-chile
Contacto de prensa: Estefanía González, Comunicaciones INIA Intihuasi: comunicaciones.intihuasi@inia.cl

Prensa y Comunicaciones

Prensa y Comunicaciones