Ganadería camélida, la nueva apuesta de INIA para la Zona Norte

Nicolás Fuentes, investigador extensionista de INIA Ururi, quien se incorporó este año a la Institución trabaja en un proyecto Fondecyt Postdoctorado sobre este ganado y su relación con herbívoros silvestres habitantes de zonas precordilleranas de las regiones de Arica y Parinacota y Tarapacá.

Incorporar a las líneas de investigación del Instituto de Investigaciones Agropecuarias INIA a la ganadería camélida ya es una realidad en la Oficina Técnica INIA Ururi, y es que se trata de un área que había sido ampliamente solicitada por los ganaderos de la zona.

A su cargo, Nicolás Fuentes, investigador extensionista quien además de contribuir mediante un proyecto Fondecyt Postdoctorado que inició hace un año y medio y que es patrocinado por INIA, plantea también otros proyectos, los cuales están en etapa de elaboración.

Como una de sus primeras actividades, participó en el Congreso Internacional de Ganadería Camélida desarrollado en Arica y que contó con la participación ganaderos de la Macrozona Norte de Chile y expositores de Perú, Bolivia, Argentina y Chile, además de personas que trabajan relacionadas con el mundo ganadero y servicios públicos, fundaciones y ONGs.

En su presentación, el profesional de INIA abordó la compleja relación que existe entre la ganadería doméstica del Norte Grande y la fauna silvestre, considerando, especialmente, la relación con grandes herbívoros silvestres en un escenario de cambio climático. “La idea es obtener reflexiones y aprendizajes de esta relación entre vida silvestre y camélidos domésticos. Queremos dejar de verlo como conflicto y verlo como convivencia, la ganadería camélida siempre va a estar conviviendo con la vida silvestre”, indicó Fuentes en su presentación, añadiendo que “estos problemas se generan en todas partes del mundo y de todos lados podemos sacar experiencias y aprendizajes”.

Y es que es justamente, analizar las interacciones entre el ganado doméstico y los animales silvestres como burros ferales, vicuñas, guanacos y tarukas, el objetivo de su tesis postdoctoral, que, hasta el momento, ha evidenciado que, debido al cambio climático y, por ende, la disminución de fuentes de agua y alimento, estos animales comparten cada vez más espacios, arriesgándose a contagio de enfermedades y compitiendo por los recursos.

“Se está evaluando la variación estacional de la interacción de los grandes herbívoros silvestres que habitan la Precordillera de Arica y Parinacota y de Tarapacá con la ganadería extensiva que allí se realiza. La interacción se evalúa desde tres aristas que son: similitud de preferencias de hábitat durante temporada de sequía y lluvias; similitud de preferencias de dieta durante temporada de sequía y lluvias y transmisión de patógenos y parásitos durante temporada de sequía y lluvias”, explicó Fuentes, agregando que, como resultado preliminar se encontró presencia de la bacteria Mycobacterium avium paratuberculosis (MAP) en la zona estudiada al igual que de algunos parásitos que generan perjuicio en la ganadería. “Por otro lado, hemos encontrado potencial de competencia entre burros silvestres y la ganadería de la precordillera, lo que es bastante preocupante, porque significa que le burro compite con el ganado doméstico y con la taruka”.

Las nuevas iniciativas

En la misma línea de la interacción con el entorno, el profesional de INIA indicó que está trabajando con ideas para apoyar a los ganaderos de la zona, una de ellas, la creación de una aplicación para teléfonos móviles colaborativa que funcione como banco de información. “Ha nacido de los mismos ganaderos la necesidad de una supervigilancia ciudadana de problemas asociados a la ganadería, para ello se propone hacer una aplicación (app) en la cual los mismos ganaderos puedan ingresar datos, es decir, ellos van con un celular y toman el dato, si ven un animal muerto toman una foto y eso va a quedar en una base de datos que el INIA va a estar administrando, así, con esta información, se pueden identificar zonas de riesgo o prioridades en el espacio con respecto a distintas necesidades que pueden tener los ganaderos como ataques de pumas o presencia de burros”.

Otra de las propuestas, la que está en fase de conversación con el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), es para la Región de Antofagasta. “Queremos actualizar los monitoreos, los conteos de pumas ya que esta información, es decir, cuantos pumas hay en el territorio está muy desactualizada y eso genera bastante desconfianza en el mundo ganadero”, puntualizó el profesional de INIA.

Con respecto a las expectativas que existen relacionadas a la nueva línea de investigación, Fuentes indicó que, “hay muchas interrogantes, muchas cosas que se pueden hacer, entonces hay mucha expectativa de todo lo que se puede lograr y todas las demandas que hay. En lo personal estoy muy motivado por esto porque yo llevo acá en la región trabajando en esto y ahora INIA me ha dado este impulso de poder entrar a poder hacer cosas, hay mucha voluntad de parte de los servicios públicos de que INIA pueda trabajar en estos temas, entonces para mí ha sido bastante motivador”.

Claudio Salas, director regional de INIA Intihuasi sostuvo que, “la ganadería camélida de las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta y las comunidades asociadas a este rubro, enfrentan el gran desafío de revertir la disminución progresiva del número de cabezas de ganado que se ha evidenciado durante la última década. De ahí nace la necesidad de priorizar esta área del conocimiento por parte de INIA con la contratación de un investigador que sea especialista en camélidos pero que además posea los conocimientos para avanzar en una ganadería sustentable y que además con una visión holística. Sabemos que en el corto plazo INIA Ururi generará grandes aportes al sector a través del trabajo investigativo que realice el Dr. Nicolás Fuentes”.

Por su parte la seremi de agricultura, Danisa Pallero señaló que “este tipo de investigaciones bajo el alero de Fondecyt son muy importantes para el desarrollo de la ganadería camélida y la observación y sondeo del entorno. Si bien el altiplano tiene características muy particulares en donde la comunidad realiza la ganadería ancestralmente, siempre es necesario poder estudiar cómo mejorar el desarrollo productivo desde la investigación y la ciencia”.

Acerca de INIA

El Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) es la principal institución de investigación, desarrollo e innovación agroalimentaria de Chile. Vinculada al Ministerio de Agricultura, cuenta con presencia nacional y un equipo de trabajo de más de 1.000 personas altamente calificadas. Ejecuta al año un promedio de 400 proyectos en torno a 5 áreas estratégicas: Cambio Climático, Sustentabilidad, Alimentos del Futuro, Tecnologías Emergentes, y Extensión y Formación de Capacidades. Estas iniciativas contribuyen al desarrollo agroalimentario sostenible del país, creando valor y proponiendo soluciones innovadoras a los agricultores, socios estratégicos y la sociedad, generando una rentabilidad social que varía entre 15% y 25%, por cada peso invertido en cada uno de sus proyectos.

Centro de Noticias

Centro de Noticias