TECHO-Chile movilizará a 900 voluntarios para construir un centenar de viviendas y proyectos comunitarios en 5 regiones del país

Con el primer envío masivo de jóvenes a Machalí, Región de O’Higgins, TECHO-Chile dio inicio a sus tradicionales “Trabajos de Verano”, en los que se espera construir cerca de 100 viviendas de emergencia y desarrollar 6 proyectos comunitarios.

Para concretarlo, se espera movilizar cerca de 950 voluntarios, la cifra más alta de convocatoria posterior a la pandemia.

La organización TECHO-Chile realizó el primer envío masivo de voluntarios en el marco de sus Trabajos de Verano 2024.

A partir de este miércoles, se movilizarán los primeros 400 voluntarios con destino a Machalí, Región de O’Higgins y a comunidades de campamentos de la Región Metropolitana.

Luego, durante el mes de enero se espera que otros 500 a 600 voluntarios se movilicen desde distintas regiones del país hacia Futrono, Tal Tal y Quintero.

A lo largo de los trabajos se espera construir cerca de 100 viviendas de emergencia y desarrollar 6 proyectos comunitarios, movilizando para ello a cerca de 950 voluntarios, la cifra más alta de convocatoria tras la pandemia.

En el marco de la crisis de confianza en las instituciones que atraviesa el país, desde la organización destacan cómo “instancias como estas, demuestran la renovación del compromiso que tienen cientos de jóvenes con la labor de organizaciones sociales como TECHO-Chile y con la causa que nos moviliza, que busca trabajar junto a las comunidades más excluidas de nuestro país”, indicó su Capellán, Benjamín Donoso SJ.

La Directora Social de TECHO-Chile, Isidora Lazcano explicó que “tenemos una tremenda responsabilidad como país, porque presentamos las cifras más altas de familias viviendo en campamento de la historia. Por ello, es que con más fuerza que nunca nos moviliza la injusticia de quienes viven la exclusión socio habitacional. Nuestros trabajos voluntarios son un gran reflejo de lo que buscamos como TECHO-Chile: contribuir a la construcción de un Chile más justo”.

La directora agregó que “si bien sabemos que una vivienda de emergencia no es la solución al problema de fondo y a la crisis habitacional que atraviesa el país, no podemos quedarnos de brazos cruzados ante la urgencia de cientos de familias que no cuentan con las condiciones mínimas de habitabilidad mientras avanzan hacia su solución habitacional. Desde ahí surge la esencialidad de iniciativas como esta”.

Por su parte, José Ignacio Valenzuela, director de Construcciones y Emergencias de la organización detalló que «durante estos trabajos, además de proyectos comunitarios que van desde sedes comunitarias, hasta luminarias solares y cierres perimetrales, construiremos 100 viviendas básicas para familias en condiciones de emergencia habitacional.

Son soluciones transitorias según la necesidad de las familias; viviendas que tienen una materialidad adaptada a las condiciones de la región donde serán construidas.

Tienen piso y techo con aislación térmica y terminaciones exteriores impermeables con SmartPanel».

Conscientes de la enorme necesidad hoy en materia habitacional, los trabajos de TECHO-Chile buscan poder llegar a territorios que habitualmente no se llega y que presentan un aumento considerable de familias viviendo en precariedad habitacional.

Los Trabajos de Verano 2024 se extenderán durante todo enero, periodo en el que se trabajará en la construcción de 100 viviendas de emergencia en cuatro regiones del país: Antofagasta, Valparaíso, O’Higgins y Los Ríos.

Adicionalmente, se trabajará en seis proyectos comunitarios en distintos campamentos de la Región Metropolitana:

la construcción de un jardín infantil transitorio, de una sede comunitaria y el acondicionamiento de un parque; reparación de torres de agua y cercado de espacio para niños; instalación de luminarias solares y un cierre perimetral.

Prensa y Comunicaciones

Prensa y Comunicaciones