City Clean: La importancia del mantenimiento de las plantas de energía solar

Una inversión en mantenimiento preventivo asegura no sólo una mayor generación eléctrica, sino también una mejor rentabilidad y una prolongación de la vida útil de los proyectos fotovoltaicos.

En Chile, el uso de la energía solar en empresas, comunidades y hogares ha ido en aumento. Esto, porque el uso consciente y responsable de la energía ya es tendencia mundial, y la energía solar -fuente de energía limpia y renovable- es una excelente respuesta.

En efecto, actualmente hay 6.3 MW instalados en energía solar en nuestro país, lo que corresponde al 20% del total del sistema. Se proyectaba que para el año 2025 el 20% de la generación de energía debería venir de fuentes renovables, ya en el año 2023, y sólo la energía solar, sobrepasó esa estimación.

En ese sentido, el mantenimiento preventivo de las plantas solares es esencial para maximizar su generación eléctrica y obtener la mejor rentabilidad de la inversión. Las instalaciones solares están expuestas a factores ambientales como tierra, polvo (soiling), sombras permanentes (shadowing), humedad ambiental o lluvias (marcas de agua), golpes, excremento de aves y/o nidos de aves o vegetación, que pueden afectar el rendimiento inmediato o a lo largo del tiempo.

En esta lógica, nace en el año 2017 City Clean, emprendimiento nacional que busca mantener y operar las plantas solares de empresas e instituciones. Samuel Guzmán, Gerente de Operaciones y fundador de City Clean, explica que “hacer la inversión de una planta fotovoltaica es el primer paso, pero para obtener el mayor provecho de este sistema y aumentar su vida útil, es imprescindible realizar un mantenimiento preventivo adecuado”.

Mantenimiento: clave para el mejor rendimiento de la inversión

Guzmán agrega que la importancia del mantenimiento de estos sistemas es clave. “Siendo una empresa con más de 6 años de experiencia en la operación y mantenimiento de plantas fotovoltaicas en Chile, entendemos que es fundamental acompañar a nuestros clientes en sus necesidades de instalar, operar y mantener sus proyectos fotovoltaicos, con los más altos estándares humanos y técnicos, a través de la tecnología e innovación”.

Agrega que “en City Clean implementamos un plan de mantenimiento preventivo adecuado, donde se pueden detectar y corregir problemas antes de que se conviertan en fallas costosas. Esto garantiza un funcionamiento eficiente de los componentes y prolonga su vida útil en al menos un 20%”.

Engie -cliente de City Clean desde el año 2020- lo entiende así y, por lo mismo, tiene un plan de transformación y difusión de las energías renovables cuyo objetivo es alcanzar los 2000MW en su matriz energética al 2025 . Hoy, Engie es el 4to operador en generación eléctrica del país, teniendo 2,4 GW de capacidad instalada.

Francisco Freire, Coordinador O&M de Engie, comenta que “nuestra compañía entiende que el futuro de la energía es renovable, ya sean solares, eólicas o hidráulicas. De hecho, ojalá todas las tecnologías de generación eléctrica migren a una matriz más limpia, por eso es tan importante mantener en las condiciones óptimas todos nuestros proyectos. Aquí son claves algunos indicadores de desempeño de éxito de City Clean como son la disponibilidad de plantas y los tiempos de respuesta”.

Por su parte, Nicolás Patrickson, de la empresa Sunroof y cliente de City Clean, explica que “un proyecto solar necesita monitoreo permanente desde su puesta en marcha, y se debe realizar un mantenimiento preventivo todos los años. En este sentido, con City Clean hemos desarrollado una estrecha relación que nos ha ayudado a enfrentar de mejor forma el desafío de mantener nuestras plantas en las mejores condiciones posibles”.

Cómo se realizan los mantenimientos preventivos

Samuel cuenta que, para realizar los mantenimientos, “junto con un monitoreo y supervisión constante de los proyectos, utilizamos equipos de última tecnología como cámaras termográficas de alto espectro para identificar fallas anticipadamente, documentando y corrigiéndolas antes que se agraven. Esta tecnología, no invasiva, es de vital importancia para la supervisión y diagnóstico de los sistemas que componen una planta solar”. Aparte de las cámaras termográficas, también utilizan pinzas amperimétricas, medidores de aislamiento (Megóhmetro), medidores de Curva IV , testers, torquímetros y equipos de limpieza de última generación.

“Es importante destacar que, realizando un correcto mantenimiento de las plantas, podemos efectivamente sacar el mejor rendimiento a los proyectos y, de esta manera, aportar aún más al desarrollo de la energía renovable no convencional de la matriz energética de nuestro país”, finaliza.

Centro de Noticias

Centro de Noticias